Ámame





Ámame a la medianoche
al alba, o al atardecer.

Ámame dulcemente,
déjame disfrutar tu sabor.

Ámame lentamente,
sin temor al tiempo enfrentar.

Ámame sutilmente,
sin prisa por terminar.

Ámame simplemente,
no busques en mí la perfección.

Ámame cuanto te sea posible,
entre cuatro paredes,
en el bosque, o en el mar.

Ámame solamente,
por ser para ti, quien soy.
solo ámame, soy tu mujer.
Clementh Villarreal

-

Entradas más populares de este blog

Cotidiana I - Mario Benedetti

Miércoles

Desamor

Recordándote

Hilo rojo

Palabras menores - Mario Benedetti