De camarínes y Desamores

Nadie es como tú y ese es tu poder

Amor…
¿Podría compararte a un día de verano?
No,
más hermosura y suavidad tu tienes…
Tiembla el brote del otoño
y el estío dura muy poco.
Es cierto,
toda belleza alguna vez muere…
¡Pero tu verano será para siempre!
Nunca perderás la gracia y ni la muerte podrá ensombrecer tus pasos,
porque siempre quedaras en versos que no mueren…
Tu vivirás eterna, mientras alguien pueda ver y sentirte...
O lo que yo digo viva…
y te de vida!
Roque Borio

Entradas más populares de este blog

Imagina.

Te quiero

Te extraño

Ausencias - Mario Benedetti

El amor que calla - Gabriela Mistral

Duerme negrito - Natalia Lafourcade

Tequila