Como el ave fénix




El fuego nació entre los dos
y nos consumimos en el,
como de un volcán erupciona
del interior de nuestro ser
la lava ardiente del amor.
El fuego quema y nos recorre
arrasando todo a su paso,
los sentidos se potencian,
se nubla la razón,
todo es placer,
todo es pasión...
nuestros cuerpos se
consumen en el,
Y como el Ave Fénix,
cada día renacemos amor,
de las cenizas.
Laura Roda

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Fuego mudo - Mario Benedetti

Adiós - Idea Vilariño

Al despertar.

Poema 4 - Pablo Neruda

Me gusta la gente simple -Facundo Cabral



En este sitio usamos cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información |