Extrañándote

Ven, abrázame y no me sueltes
Te extraño,
cual desierto seco esperando llover…
Te digo te amo y quiero también
tu cuerpo junto al mío, sintiendo tu olor
unido en un abrazo eterno,
medicina que cure el dolor.

Te imagino,
en suspiros mis deseos…
Sueño el momento,
de sentirte sin fuegos,
sin sombras de ayer
y por fin, poder ser.

Mirando las olas que amanecen en el mar,
creando una historia sin volver atrás,
vistiéndonos de amor, con pasión.
Te espero con ansias desmedidas,
libre y sincera en tu andar

La ausencia duele de soledad,
en los labios duele más;
Sueño que me sueñas
que construimos un devenir.
Alondra Pankar 

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti