No pasa nada



Como si nada,ya pasó todo y ahora nos vemos y nos hablamos como si nada,como si la nada hubiera devorado lo que ocurrió entre nosotros
De pronto, un día inexplicablemente
el dolor se convierte en tranquilidad,
la quietud en una amiga que nos habla
y nos enseña
que la tristeza puede ser un recordatorio para sonreír,
y la rabia una herramienta para dejar atrás
de una vez por todas lo que hace mucho se había ido.
Ese fue el día en el que por fin pude decir adiós sin llorarte,
y aprender lo esencial de cualquier proceso:
En realidad no pasa nada
y si pasa,
también pasará.

Andrea Camargo Rojas

Entradas más populares de este blog

Solo deja que te ame

Razones

Fiel guardé.

Coincidir- Alberto Escobar y Raúl Rodríguez/Méxicanto

Si buscas en mí

Hablo de tu soledad - Mario Benedetti

Ángelus - Mario Benedetti