Delirante.




Llegas,
me tomas, me besas
y de pronto...
tú ya no estás.

Hablas,
me dices te quiero
y entonces...
pronto partirás.

Miras,
te siento cautiva
y sin pensarlo
presiento te irás.

Piensas,
me dices te amo
y mientras tanto
no miras atrás.

Vuelves,
tomas mi mano
y sin dudarlo...
decides despertar.
Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Sesgo de una mentira

Hilo rojo

Eternamente tuya

De carne y hueso - Edgar Oceransky

El amor que calla - Gabriela Mistral

Sombras de ti

Destino