Dejar ir…

Dejar ir es buscar la paz en nosotros,
es aceptar las cosas y seguir adelante.
Dejar ir es comprender lo que necesitamos
y lo que no nos pertenece,
encontrar la tranquilidad del alma arañada por el pasado.
Dejar ir duele, pero duele más vivir
con la idea de lo que no puede ser.

Dejar ir es decirle al viento que esté tranquilo
porque le dejé en su exhalación
la dicha de ver a dos personas que se aman
llenarse también de esa paz.

Deja ir es decir adiós aunque duela el corazón.
G.H

Entradas más populares de este blog

Imagina.

Te quiero

Te extraño

Ausencias - Mario Benedetti

El amor que calla - Gabriela Mistral

Duerme negrito - Natalia Lafourcade

Tequila