No renuncio a quererte


Hay amores que dura para siempre

He decidido ya para siempre,
ser irremisiblemente tuya,
ante mí,
ante mi ser,
mi alma, todo.
Porque nada de eso existe a tu lado
y todo mi yo mujer te responde,
mis poesías azules,
cada vez más azules y puras.
Mi cuerpo, que también te ama,
te espera, te necesita,
esa “necesidad”…
Abrazada a tu pecho
amar la vida,
decirte sonriendo
todo es mejor con vos
 y aunque yo no te tenga,
no renuncio a quererte.
Gracias…
Por hacerme sentir lo que siento.
Laura Roda

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Escondido y lejos

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote