Anhelos.

Todos tenemos una fecha y una hora donde se nos partiò la vida

Tu besas los labios que ya no hablan
miras unas cuencas de ojos vacías 
y ves como la piel es la que percibe
el palpitar de un corazón desbocado
que corre directo hacia el abismo. 

Tú sientes el toque del viento y la voz
como susurra el nombre sin cuerpo
Tú hablas a esa esfinge sorda y muda
que no conoce de enigmas ni amores. 

Tú hiciste de todos mis días 
la noche sin luna más oscura 
y el gemido que rompe mi rutina. 

No dejes que mi mirada muera
sin cruzarse una vez más con la tuya. 

Que ya no soy yo quien habita mi alma.

José Quirós

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Desamor

Pletórica

Destino

Escondido y lejos

¿Dejar de soñar?

Soneto II - Pablo Neruda