Otoño



Otoño es mi boca sin tu boca.  Otoño es mi tristeza y mis manos frías,  es mi desamparo;

Otoño es mi boca sin tu boca.
Otoño es mi tristeza y mis manos frías,
es mi desamparo;
es el alarido de toda mi sangre.
Son estas pupilas que lloraron tanto.
Otoño no es dicha, ni es armonía.
Es el diagrama de nuestras dos vidas
que se han hecho trizas.
Es esta pregunta sin una respuesta
que quedo suspensa, prendida a mi boca:
¿Por qué?
Es el vuelo calmo del ave sin rumbo.
Es tarde ceniza de grises, muy grises.
Son estas dos manos, quedaron vacías.
Y este corazón ausente al amor.


Sandra Daniela Hamberg

También te puede interesar :" Extraña vida "

Entradas más populares de este blog

Enemigo - Mario Benedetti

Razones

A mis amigos - Alberto Cortez

Si buscas en mí

Seguir sus pasos.

Hablo de tu soledad - Mario Benedetti

Desvelo