He bebido un gran sueño de muerte

He bebido un gran sueño de muerte
He bebido un gran sorbo de muerte. El sol me ciega. Siento el
          odio del universo entero en mi carne.
(¡Al fin, bajo mis pies la cima!)
He aquí la tiniebla: la luz huye ante mí como la sombra huye
          ante la luz.
He aquí mi reino. Mi maldición estalla como la muerta piel de
        los atardeceres.
El mundo. La naturaleza. La anarquía de las formas me ha
         penetrado.
Navego a solas sobre el espejo negro de mi Estigia. Una
          siniestra felicidad gime.
Quiero huir. Huyo. Mi noche está colmada de recodos ardientes.
           El hambre de mujer me incendia.
Reconozco mi reino. La soledad, el vacío. Existir es morir
           un largo instante.
Ni un vestigio de paz. Ni un resplandor en las tinieblas. He
           llegado.
Debo seguir andando, pese a todo. Silencio. Mis pies derivan
           entre tumbas ignotas.
Ríos oscuros corroen el laberinto donde giro.
Inescrutables nombres. La infinitud de la muerte me oprime
           como una marea inmensa.
He aquí mi reino. El sexo, la embriaguez, la demencia me han
           abandonado. Dios selló sus palabras.
Resbalo hacia la eternidad, ardiendo en lucidez horrible.


Barbalace, Raúl.


El sol me ciega. Siento el odio del universo entero en mi carne.

Entradas más populares de este blog

Poema de la despedida

Te amaré

Yolanda

Y nos dieron las diez

Amor se llama el juego

La mujer que yo quiero

Táctica y estrategia

Óleo de mujer con sombrero

Sin tu latido