Corazón de poeta




Te fui queriendo cada día,
mi corazón de poeta, para ti escribía
aunque no estuvieras, en mis letras te leía
robé de tu mirada un brillo de esperanza,
robé el café de tus ojos,
me lo tomé lentamente,
para que en mis noches de insomnio,
estuvieras presente,
robé el timbre de tu voz,
para hacer con eso
una canción de amor,
robé tus besos,
para beber de tus labios el dulce néctar,
robé tus caricias,
para sentir de tus manos la ternura contenida,
robé tu perfume, me impregne tu aroma,
para que tu fragancia, se quede en mis recuerdos,
robé el calor de tu cuerpo,
para no morir de frío, en los días de invierno,
me robé todo, por si un día te vas...te quedes conmigo.
Lucía Angélica Gutiérrez Bonifaz
También te puede interesar:  " Te amaré "

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti