No es verdad.




El pozo, la casona
y una maltrecha higuera,
paraísos abuelos,
es todo lo que queda.
¿Es todo?
No es verdad,
cien fantasmas azules
mi morada rodean
y saltan a mi frente
y estallan en mis venas
que se agitan y cantan
con una sangre nueva.

Las lluvias del olvido
no apagan las estrellas.


Gerardo Molina

Sigue leyendo más poemas de Gerardo Molina

En este sitio usamos cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información |


Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Prisionero de tu olvido

Hilo rojo

Vacilante

Hilo rojo

Imagina.

Droga de amor -Mario Benedetti