Inevitable


Pude saber, que soy el más sencible de los humanos
 cuando en su voz escuché llanto.
Me fue inevitable detener las lágrimas que sobre mi mejilla
 rodaron.

¡¡LA QUIERO TANTO!!
no tengo porqué ni a quién negarlo.

Todo tiene su tiempo (dice mí abuelo).
He vivido delirante durante media vida que llevo como errante,
de alguna manera lograste salvarme.

Trajiste primavera en una tarde de verano,
fuiste sol que disipó la bruma,
ruido y silencio,
la voz de un poeta,
La musa que no ha de olvidarse.

Con títulos, errores y perfección,
lo que era un delirio pudo publicarse,
por eso y mil razones más debo adorarle.

Tu nombre siempre será escrito en letras grandes,
Contra vientos y mareas fue inevitable,
Nunca llegamos tarde, 
fuimos dos cobardes con ganas de amarse.
Javier Cruz :El Artillero Del Verso.

©️DERECHOS RESERVADOS

-

Entradas más populares de este blog

Escondido y lejos

Palabras

Disoluto

Permanencia

Recuerdos del alma

Soneto II - Pablo Neruda

Cotidiana I - Mario Benedetti