Entretanto.




Mientras haya vida
canta,
no hay porque cesar
menos declinar.

Mientras aún respires
lucha,
no hay porque gritar
menos renunciar.

Mientras aún camines
suma,
no hay porque parar
menos acallar.

Mientras sigas aquí
vive,
y si piensas recular
hasta aquí llegamos ya.


Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres