Hermosa Alma…

Así la vi, el viento soplaba su rostro
con sus ojos brillantes como siempre.
Sus lágrimas por fin se secaron y
se convirtieron en piedra, ríe!!!
Sonríe con ese rostro que estremece al mundo
porque sabe que está lista para comenzar de nuevo,
sin rencores que lastime su hermosa alma.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Nocturno

Medios de comunicación - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Nocturno

"Melodía No 1"

Corazón errante