Aún existo para usted.

Cada que usted vea o escuche
algo que le recuerde de mí,
en ese momento sentirá un extraño
actuar, porque yo la recuerdo siempre,
no en algo o en el sonido,
la recuerdo en mi corazón…
Si le ocasiona una lágrima
déjela caer,
si le ocasiona una sonrisa
consérvela,
de esa manera sabré,
que aún existo para usted.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Sesgo de una mentira

Hilo rojo

Eternamente tuya

De carne y hueso - Edgar Oceransky

El amor que calla - Gabriela Mistral

Sombras de ti

Destino