Entradas

..

Te recuerdo Amanda - Víctor Jara

Imagen
Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él
son cinco minutos
la vida es eterna
en cinco minutos
suena la sirena
de vuelta al trabajo
y tú caminando
lo iluminas todo
los cinco minutos
te hacen florecer.

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha
la lluvia en el pelo
no importaba nada
ibas a encontrarte con él
con él, con él, con él
que partió a la sierra
que nunca hizo daño
que partió a la sierra
y en cinco minutos
quedó destrozado
suena la sirena
de vuelta al trabajo
muchos no volvieron
tampoco Manuel.

Te recuerdo Amanda
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

Victor Jara
También te puede interesar : Las mejores frases de Víctor Jara


Alfonsina y el mar - Félix Luna - Ariel Ramírez( Mercedes Sosa)

Imagen
Por la blanda arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio llegó

hasta el agua profunda.
Un sendero solo de penas mudas llegó
hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompañó
qué dolores viejos, calló tu voz
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo oscuro del mar
la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado.
Y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma nodriza en paz
y si llama él no le digas que estoy
dile que Alfonsina no vuelve.
Y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.

Félix Luna - Ariel Ramírez
También …

Prisionero de tu olvido

Imagen
Aún conservo palabras que nunca dijimos,
Aún guardo memorias que nunca tuvimos,

Aún abrazo el momento que nunca vivimos,
Aún extraño los besos que nunca nos dimos.

Quizás dijimos lo que el alma dejo escapar,
Quizás tuvimos lo que más añorábamos,
Quizás vivimos momentos sin siquiera pensar,
Quizás sentimos lo que nunca nos permitimos.

Porque decir palabras que no dicen nada,
 pero que lo expresan todo,
Porque tener memorias que nunca existieron,
 pero que lo originan todo.
Porque vivir momentos que nunca estuvieron,
 pero que nos dieron todo,
Porque sentir tus besos cerca de mi alma,
en mi piel, cerca de tu olvido,
Cerca de mi ser, cerca de un susurro y
cerca de este extraño sueño…
No hacen más que estimular para sentirme hoy…
prisionero de tu olvido.

Javier E Perales


También te puede interesar : Razones

Apenas y a penas - Mario Benedetti

Imagen
Pensó
          ojalá que no
pero esta vez acaso sea la última.

Con el deseo más tierno que otras noches
tentó las piernas de la mujer nueva
        que afortunadamente no eran de carrara
posó toda su palma sobre la hierbabuena
        y sintió que su mano agradecía

viajó moroso y sabio por el vientre
        se conmovió con valles y colinas
se demoró en el flanco y su hondonada
        que siempre era su premio bienvenido
anduvo por los pechos eligiendo al azar
        y allí se quedó un rato descifrando
con el pulgar y el índice reconoció los labios
        que afortunadamente no eran de coral
y deslizó una mano por debajo del cuello
        que afortunadamente no era de alabastro.

Pensó
            ojalá que no
pero puede ser la última.

Y si después de todo
es la última vez.

Entonces cómo         cómo haré mañana
de donde sacaré la fuerza y el olvido
para tomar distancia de esta orografía
de esta comarca en paz
de esta patria ganada.                                       apenas y …

Soy lo prohibido - Natalia Lafourcade( Roberto Cantoral - Francisco Dino López Ramos)

Imagen
Soy ese vicio de tu piel
que ya no puedes desprender.
Soy lo prohibido.
Soy esa fiebre de tu ser
que te domina sin querer.

Soy lo prohibido.

Soy esa noche de placer,
la de la entrega sin papel.
Soy tu castigo.
Porque en tu falsa intimidad,
en cada abrazo que le das,
sueñas conmigo.

Soy el pecado que te dio
nueva ilusión en el amor.
Soy lo prohibido.
Soy la aventura que llegó
para ayudarte a continuar
en tu camino.

Soy ese beso que se da
sin que se pueda comentar.
Soy ese nombre que jamás
fuera de aquí pronunciarás.
Soy ese amor que negarás
para salvar tu dignidad.
Soy lo prohibido.
Letra -Roberto Cantoral - Francisco Dino López Ramos Cantante : Natalia Lafourcade


Amor se llama el juego - Joaquín Sabina

Imagen
Hace demasiados meses
que mis payasadas no provocan tus ganas de reír.
No es que ya no me intereses
pero el tiempo de los besos y el sudor

es la hora de dormir.

Duele verte removiendo
la cajita de cenizas que el placer
tras de si dejó.
Mal y tarde estoy cumpliendo
la palabra que te di cuando juré
escribirte una canción.

Un dios triste y envidioso
nos castigó
por trepar juntos al árbol
y atracarnos con la flor de la pasión
por probar aquel sabor.

El agua apaga el fuego
y al ardor los años,
amor se llama el juego
en el que un par de ciegos
juegan a hacerse daño.
Y cada vez peor,
y cada vez más rotos,
y cada vez más tú,
y cada vez más yo,
sin rastro de nosotros.

Ni inocentes, ni culpables,
corazones que desbroza el temporal,
carnes de cañón.
No soy yo, ni tú, ni nadie,
son los dedos miserables que le dan
cuerda a mi reloj.

Y no hay lágrimas
que valgan para volver
a meternos en el coche
donde aquella noche en pleno carnaval
te empecé a desnudar.

Joaquín Sabina - Disco : Física y química
Ta…

La tarde, tú y la noche - Katia Márquez

Imagen
Te pienso cada tarde
al cerrarse la puerta
y sentir que te alejas
dejándome un vacío,
que tan solo se llena
cuando llegas de nuevo
y me abrazas tan fuerte,
que mi piel y mis huesos
se desvisten de miedos
y me quedo sin cuerpo
temblando de deseos,
envuelta entre las brasas

de tu cálido beso.

Te marchas cada tarde
y la casa vacía
te busca en todas partes.
Y miro las paredes
y respiro tu sombra
y te escribo canciones,
te dibujo poemas,
para que te emociones
de noche, cuando vuelvas
tras tu cansado día
y tengas en mi pecho
tu eterna bienvenida.

Te ausentas cada tarde
y me siento perdida,
aunque sigo soñando,
etérea e incansable,
mis anhelos no emigran,
se mantienen constantes
y mis manos te esperan
alegres como el fuego
cuando quema tristezas
y aparta soledades.

Me quedo aquí esperando,
hojas de primavera,
flores de los jardines
que regalan tus ojos.
Me quedo saboreando
los minutos siguientes,
porque sé que te marchas
y también sé que vuelves.

Te pienso cada tarde,…