Entradas

..
No hay temor en ningún adiós
Si te vas, te llevarás un poco de mi vida
Mas ya no hay sufrimiento en la soledad
Hoy transmutada está la infelicidad
Renací con tus palabras, tus emociones
En la subrepticia de mensajes de amor
Aunque sea lo que mi mente entienda
Y en un ente irreal vivan mis esperanzas.

Hoy le llamo a la calma, al oxigeno puro para respirar
Y vuelvo, me bebí tu aliento en aquella noche
Te robé los besos que hoy tanto anhelo
¡Que mas da! aunque la victoria parezca derrota
Con tus fulgores renazco de nuevo.

No te dije adiós, mis ojos posados en la nada…
Hallé consuelo en mil poemas
De hechizos destrocé, la noche que decidí volver
Tu figura entre la niebla respondió: solo tengo un minuto para ti
Y el minuto convertido en eternidad de tus labios volví a probar
La dulzura de la flores, llovió el desierto se transformó
Como transforma la vida a la pequeña semilla latente…

Poema del amor pequeño- José Ángel Buesa

Imagen
Fue breve aquella noche. Fue breve, pero bella.
Poca cosa es el tiempo, que es también poca cosa,
porque nadie ha sabido lo que dura una estrella
aunque todos sepamos lo que dura una cosa.

Nuestro amor de una noche fue un gran amor pequeño
que rodó por la sombra como un dado sin suerte,
pero nadie ha sabido lo que dura un ensueño
aunque todos sepamos lo que dura la muerte.

Una noche es eterna para el que no la olvida,
y el tiempo nada importa para el sueño y la flor,
y, como nadie sabe lo que dura la vida,
nadie sabe tampoco lo que dura el amor.

José Ángel Buesa
Soneto del caminante

Rabo de nube- Silvio Rodríguez

Imagen
Si me dijeran pide un deseo
preferiría un rabo de nube

un torbellino en el suelo
y una gran ira que sube

un barredor de tristezas
un aguacero en venganza
que cuando escampe parezca
nuestra esperanza.

Si me dijeran pide un deseo
preferiría un rabo de nube
que se llevara lo feo
y nos dejara el querube
un barredor de tristezas
un aguacero en venganza
que cuando escampe parezca
nuestra esperanza.

Silvio Rodríguez

Princesa- Joaquín Sabina

Imagen
Entre la cirrosis
y la sobredosis
andas siempre, muñeca.

Con tu sucia camisa
y, en lugar de sonrisa,
una especie de mueca.
¿Cómo no imaginarte,
cómo no recordarte
hace apenas dos años?
Cuando eras la princesa
de la boca de fresa,
cuando tenías aún esa forma
de hacerme daño.

Ahora es demasiado tarde, princesa.
Búscate otro perro que te ladre, princesa.

Maldito sea el gurú
que levantó entre tú
y yo un silencio oscuro,
del que ya sólo sales
para decirme, “vale,
déjame veinte duros”.
Ya no te tengo miedo
nena, pero no puedo
seguirte en tu viaje.
Cúantas veces hubiera dado la vida entera
porque tú me pidieras
llevarte el equipaje.
Ahora es demasiado tarde, princesa…

Tú que sembraste en todas
las islas de la moda
las flores de tu gracia,
¿cómo no ibas a verte
envuelta en una muerte
con asalto a farmacia?
¿Con qué ley condenarte
si somos juez y parte
todos de tus andanzas?
Sigue con tus movidas,Reina,
pero no pidas
que me pase la vida
pagándote fianzas.

Ahora es demasiado tarde, princesa,
b…

Tren de los sueños perdidos

Imagen
Hubo piel pero no fue todo;
mudaste mi sonrisa antes que nada
Apenas me enamoré de tu olor
segundos antes de robarme el alma.

¿Qué hacer
cuando lo que más deseas llega?
¿Qué pensar
cuando la felicidad de frente vuela?

Y en lucha fratricida el corazón

elige volar cosido a tu pecho
y en la apuesta gana la emoción
al cruel, oscuro y triste miedo.
Y vives tu particular sueño
y vives con la vida sonriendo.
Y todo es luz, todo es azul
y una culpable: sólo tú. 
Y un absurdo día, un triste día
como un puñal golpea el miedo
y prescindes de valentía
haciendo añicos un sueño.
Y rotas esperanzas e ilusiones
lloras, gritas; mueren rosas en tu pecho. 
Y nunca conseguiré entender
cómo (sobre)vivir con tu vacío
Y por qué compré billete ayer
para el tren de los sueños perdidos.

Manuh (Manuel Hernández Bravo) 
También te puede interesar :Poemas de amor y desamor 

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Imagen
Hoy que llevo en la boca el sabor a vencido
procura tener a la mano un amigo,
que cuide tu frente y tu voz;
Y que cuide de ti (para ti tus vestidos)

y a tus pensamientos mantenlos atentos
y a mano tu amigo.

La importancia de verte,
morderte los labios
de preocupación,
es hoy tan necesaria
como verte siempre,
como andar siguiéndote con la cabeza
en la imaginación.

Porque sabes (y si no lo sabes no importa),
yo sé lo que siento, yo sé lo que cortan
después unos labios
esos labios rojos y afilados:
Y estos puños que tiemblan de rabia
cuando estás contenta
que tiemblan de muerte
si alguien se te acercara a ti

Hoy procura que aquella ventana
que mira a la calle en tu cuarto se tenga cerrada,
porque no vaya ser yo el viento de la noche
y te mida y recorra la piel con mi aliento;
y hasta te acaricie y te deje dormir
y me meta en tu pecho y me vuelva a salir
y respires de mí.
O me vuelva una estrella y te estreche en mis rayos
y todo por no hacerme un poco de caso,
ten miedo de mayo
y ten mi…

Primavera

Imagen
Quiero contar una historia de dos personas que se conocieron, se quisieron, se reconocieron de la multitud (por que se andaban buscando desde hace mucho) y se dejaron ir.
Todo empezó un día caluroso de abril, pero de esos días en los que todavía no quema el sol pero sus rayos ya se sienten en la piel, ese día en especial ella estaba inmersa en sus pensamientos, en la vida cotidiana, en la rutina que consistan sus días, era una mujer normal a simple vista sin mucho afán de conseguir vida extraordinaria, solo vivía el día a día dejándose llevar por la corriente de la vida. Pero ese día de abril algo cambio en ella, fue el destino, el universo o algo más lo que hizo que volteara, que se diera cuenta de que ahí estaba “él”, ese hombre al que ella jamás ni por descuido pensó sentir nunca.
Todo empezó con un saludo y si bien solo fue un saludo cordial de quienes llevan prisa por sus propias vidas, fue “el saludo” el que permitió que todo empezara, para bien o para mal, empezó…Sin querer, n…