Prisión





Fuente de desamor
y de desdicha
fue tu nombre
y viven en la lejanía
de esa tierra
en la que te amé
los ecos de mis olas
ser infame

un día paraíso de jaspes

mas hoy no brota
una sola flor de tu pelo
y tu cuerpo encierra
una legión de espectros,

Hace mucho moriste
Mira vidriosos tus ojos
Mira blancos tus labios
Mira hacia dentro, mujer,
¿acaso huele a vida?

Jilguero mudo eres
con toda la belleza
de tu voz eterna
callada por tu soberbia.

Yo invoco a tu fantasma
con una canción oscura
¡Maldito el día en que amamos!
y hoy busco la forma
de destronarte de mi cielo.

"Usted dijo perpetua…"

José Quirós

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Destino

Última noción de Laura - Mario Benedetti