Como una isla



De pronto todo cambia...
Y es nuestra cama una isla
solitaria, soñada .
Y, como dos náufragos
perdidos en el mar,
en medio de la tempestad ,
atravesamos la borrasca
y nos encontramos en ella
para renacer .
Y bajo la tenue luz que la ilumina,
entre caricias compartidas,
como una gaviota, rozaré tu boca,
beberé de tus aguas ,
nadaré hasta vos .
Al calor de tu fuego
encenderé mi hoguera ,
arderán los cuerpos ,
nos temblará la voz ,
y, embriagados de besos,
celebraremos juntos
la dicha infinita de amarnos hoy .

Laura Roda

-

Entradas más populares de este blog

Al despertar.

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Fuego mudo - Mario Benedetti

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Al despertar.

Al fin del crepúsculo