Éramos




Regálame
aquella tibia mirada
aquella última
aquella que nos dedicó la despedida.

Era domingo
éramos tú, yo, un amor destruido y dos vasos vacíos
finalmente éramos.

Regálame
la inútil paciencia mía
esa que ahora descansa eterna
junto a mis cenizas.

James Rodd

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno

Nocturno - Mario Benedetti

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Al despertar.

Incitación - Mario Benedetti

Soneto II - Pablo Neruda

Poste restante - Mario Benedetti



...