El regreso.





¿Dónde hallar un camino
tan frío al tacto
que apague esta hoguera
encendida desde antaño?

¿Dónde encerrar el verbo
que dibuja aquel rostro

en todos los rostros
para dejarle morir de hambre?

¿Dónde ahogar al tiempo
sediento de venganza
para que al fin cicatricen
las heridas de mi alma?

¿Dónde comprar mi vida
o al menos las ganas
o al menos una sonrisa
que nazca en las hojas?

¿Dónde fue el sitio triste
en el que tu alma verde selva
vio marchitarse su cuerpo
ante carne propia y ajena...

¿Dónde encontrar una oración
para el dios sordo sin nombre
en aquel lenguaje antiguo
que vio el alba del cosmos?

Ya no apaga...
Ya no come...
Ya no cicatriza...
ya no vive...
Ya no florece...
Ya no nos habla...

el faro del olvido y su sombra
te guiaran de vuelta a casa.
José Quiros 
También te puede interesar  - Epitafio de un olvido - poema de  José Quirós

-

Entradas más populares de este blog

Amor mío, mi amor, amor hallado... - Jaime Sabines

La despedida

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Bienvenida- Mario Benedetti

Verdades

Guarda mi corazón

Paloma quiero contarte -Víctor Jara