Días oscuros





Y el mundo no deja de repetir,
la misma historia de infelicidad
quisieras verme dejando todo y
caminar hacia un distinto lugar.

Quiero ser el alma que abandona
el cuerpo y empieza a volar
la imparable fuerza que desde
el principio te impulsa a soñar.

Y entonces, por breve que sea,
la historia comienza a rodar
los sueños que ahora tengo,
no son los únicos por realizar.

Si vienes conmigo verás
que no siempre se sufre con la verdad
te mostraré que, hasta en el día más oscuro,
se puede amar.


Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Sesgo de una mentira

Hilo rojo

Eternamente tuya

De carne y hueso - Edgar Oceransky

El amor que calla - Gabriela Mistral

Destino

Sombras de ti