Días oscuros





Y el mundo no deja de repetir,
la misma historia de infelicidad
quisieras verme dejando todo y
caminar hacia un distinto lugar.

Quiero ser el alma que abandona
el cuerpo y empieza a volar
la imparable fuerza que desde
el principio te impulsa a soñar.

Y entonces, por breve que sea,
la historia comienza a rodar
los sueños que ahora tengo,
no son los únicos por realizar.

Si vienes conmigo verás
que no siempre se sufre con la verdad
te mostraré que, hasta en el día más oscuro,
se puede amar.


Alexander Galván López

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Hilo rojo

Fuego mudo - Mario Benedetti

Adiós - Idea Vilariño

Al despertar.

Poema 4 - Pablo Neruda

Me gusta la gente simple -Facundo Cabral



En este sitio usamos cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información |