Epitafio de un olvido.





Quema la vida
y siento un mundo

forjarse de a pocos
De muertos llenaste
cada día; de mañana
vi morir mi alma.

Y siento mucho, mujer
que fue ajenjo
lo que lanzó tu boca
El veneno eterno
serpiente antigua
que me enamora

No dejes al día
cerrar mis ojos
sin verte surgir
Porque tus alas
son tan enormes
que te ciegan.

Y caminas a tientas
y tropiezas en mí
y maldices mi nombre
Porque cada nombre

que derrama tu miel
por mi mano es hecho.

Sabes que pronto
vestiré mi alma
como quien tiene frio
y te daré el calor
de mis manos
y de mi vida.

Y no vendrás más
a mi llamado
pues no estarás
ni yo te llamaré,
hija de Lilith,
porque habré partido.

Partiré como quien
rompe las hojas
de su árbol muerto
y beberé tu savia,
seremos mucho más
que el mismo amor.

Saca tu pluma, mujer
y escribe en piedra:
Hoy mataré al amor
le daré otro nombre
y renovada será
nuestra nueva lengua.

José Quirós

-

Entradas más populares de este blog

Desvelo

Vaya uno a saber - Mario Benedetti

Adiós

Palabras menores - Mario Benedetti

Ah soledades - Mario Benedetti

Indómito

Prisionero de tu olvido