La coincidencia de amarte




Parece algo extraño pero estás aquí,
el tiempo fue aliado, el espacio también,
mi corazón esperaba, sabía que sería tuyo,
la magia comenzó al observar tus ojos.

Tus palabras alegraban como hoy mi alma,
esa sonrisa tuya la guardé para siempre,
ahora no puedo estar sin tu presencia,
eres el anhelo oportuno para ser feliz.

¿Cómo no amarte? Si me das la paz
necesaria para seguir, el sueño deseado
se convirtió en realidad, la coincidencia
de amarte ya estaba escrita en la gloria.


Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Escondido y lejos

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote