La sensación de tenerte


La gente auténtica huele a inolvidable


¿Dónde estás? Sinceramente no lo sé,
puede ser que estés lejos como el sol
pero siento tu calor, cercana como el agua
que empapa mis ansias de amarte.

En una estrella que me observa todas
las noches, en un volcán apartado que
amenaza hacer erupción, delante de mi
o tal vez estés cuidando mi espalda.

Tu aroma llena mi espacio, tus manos
las siento tocar las mías, tu voz me
persigue, aún tengo el sabor de tus labios,
te sigo viendo las mañanas al despertar.

La sensación de tenerte no termina,
espero nunca se aleje, es una bendición,
mi alma te pertenece, por ti conocí
la profundidad y amor de mis sentidos.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Sobran las palabras - José Larralde

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Recuerdos del alma

Destino

Después - Mario Benedetti

Echar las cartas/6 - Mario Benedetti