Golpe de mar





Sigo frente a ti impaciente
observando tu inmensidad
disfruto el vaivén de tus olas
anhelo tus caricias sentir.

Soy fiel centinela salada
espero el anochecer,
que la nívea espuma sea un concierto
cuando la marea te acerque a mí.

Y despiertes mi soledad impasible
mojes lánguidamente mi rocosa piel,
azotando tu escarchado oleaje
no dolerá si causas erosión.

Conozco tus tranquilas aguas
y la fuerza de tus embates también,
envuélveme suave en tu arena
parte de tu paisaje soy.


Clementh Villarreal

Sigue leyendo más poemas de Clementh Villarreal



-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Sobran las palabras - José Larralde

Chau pesimismo - Mario Benedetti

Recuerdos del alma

Imagina.

Destino

Echar las cartas/6 - Mario Benedetti