No espero mucho de ti




Es verdad, no espero mucho de ti,
la esperanza está desvaneciendo,
mi alma dañada perdió la ilusión,
los días tienen esencia de olvido.

Comprendo que te hayas alejado,
otros amores refugiarán tu amor,
no tenía la fuerza… o la valentía,
sobre todo, el amor prometido.

Tal vez no merezca tu saludo
ni la querida sonrisa enloquecedora,
fallé como compañero, dejé de nutrir
el amor necesario para hacerte feliz.

Sin embargo, al leer este escrito triste
sabrás que lo dicta el corazón,
y no escribo con la idea de volver, ¡no!
solamente soy un soñador
que te sigue extrañando.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Desvelo

Adiós

Vaya uno a saber - Mario Benedetti

Palabras menores - Mario Benedetti

Ah soledades - Mario Benedetti

Indómito

Prisionero de tu olvido