Como luciérnagas



Los mejores poemas de
Amor y desamor

Porque las cosas no son como parecen,

porque se esconden, porque fenecen,
un día brillan como luciérnagas,
como hojas de oro sobre un atril,
y como todo también se apagan,
como se apaga el mes de abril.
¿Qué luz alcanza a estar por siempre,
brillando fuerte como un candil?
Solo la estrella y hasta ella muere,
triste y lejana se apaga llana
en la tarde gris.
Y los amores que nos prometen
ser encendidos astros de luz,
un día se cansan de ser promesa,
y con el tiempo se van de aquí.
¿A dónde danzan los sentimientos
que un día nos dieron fuego y amor?
¿A dónde marchan las ilusiones
que nos amaron con su candor?
Son las luciérnagas que por la noche
Iluminadas danzan al aire,
por un momento te dejan verlas,
pero al acecho de oscuro techo
vuelan muy lejos,
dicen adiós.
Olivia Irene Peón Cardin

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Hagamos un trato - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Hombre que mira la tierra - Mario Benedetti