Esta vez



le pregunté al tiempo que hacer para aliviar mi dolor

Encerrado en mis enojos
miré la vida y la odié
víctima de sus antojos
vivo el día mas no el mes.

Aún pienso si entre todo
lo bueno y malo que amé
encontraré algún modo
de olvidar lo que pasé.

Atrapado entre tus ojos
pienso pronto renacer
libre al fin de tantos odios
miro el mundo que formé.

Vivo ahora mis recodos
con ánimos que no dejé
tú ves que no hay modo
de obviar lo que pensé.

Alexander Galván López

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Destino

Última noción de Laura - Mario Benedetti