Te extraño

Te extraño de una manera irracional e inconsciente.
Te extraño por supervivencia o perseverancia.
Te extraño porque no quiero olvidarte,
así te extraño, porque no encuentro otra manera como deba extrañarse.

Sí, sí, sí te extraño, con los labios,
con la piel, con los tímpanos, con el alma.
Te extraño que cada respiro lleva tu nombre.
Te extraño que mi cordura también desea extrañarte,
así te extraño.
Te extraño si hace frío o si el sol me quema más de lo debido.
Te extraño hasta cuando no te extraño.
Richard Yánez

-

Entradas más populares de este blog

Hilo rojo

Nada más que un búho - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

Como el ave fénix

Destino

Última noción de Laura - Mario Benedetti