Quédate para siempre

Hoy como siempre desde que te conocí,
insomne o en sueños aparece tu luz
en carne viva, descontrola mi sentido,
envuelve mi mundo en fantasía, en sueños.

Regálame tu sonrisa, tus lágrimas,
desahoga todos los recuerdos
empieza de nuevo a amar,
comprenderás lo que es tocar el alma.

Mujer, toma mi mano, no la sueltes;
toma mi corazón te lo regalo, permite
que nuestros ojos se enamoren
y si es posible, quédate para siempre.

Gustavo Huerta
G. H.

-

Entradas más populares de este blog

Vaya uno a saber - Mario Benedetti

Desvelo

Adiós

Palabras menores - Mario Benedetti

Ah soledades - Mario Benedetti

Indómito

Prisionero de tu olvido