Paz.


Persiguiendo a la utopía
su espíritu va,
Con un mirar extenuado
Por el peso de los años,
En busca de su remanso
Su luz jamás claudicará.
Y navegando en aguas revueltas,
Anhela su lago de diáfanas y apacibles aguas
Donde poder tenderse, reposar…
para sucumbir su indómita mente
Y hallar la más preciada paz.
L.P -09-2015

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Escondido y lejos

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote