Un corazón sin heridas

Si te preguntan que fuimos,diles que fuimos las ganas de serlo todo.pero que al final no fuimos nada

¿Qué nos faltó?
No fui lo que esperabas,
un brillo en la oscuridad,
un antídoto para curar,
paz en tiempo de guerra.

¿Qué me faltó?
Casi nada…
un corazón sin heridas,
una vida sin tropiezos,
un alma completa.

Reconozco tantas cosas que me faltaron,
cuidarte como joya valiosa,
hacerte soñar aún en la tristeza
con la fuerza de un guerrero.

¿Qué te faltó?
Que no te fijaras en mí.
G.H.

Entradas más populares de este blog

Ausencias - Mario Benedetti

Lágrimas al viento.

Imagina.

Recuerdos

Verdades

Aún te siento

Sólo en sueños - Jaime Sabines