Toca la guitarra cantor…

Con tus notas y tu cantar alegras mi corazón,
comienzan los recuerdos pero no duelen
contentan el alma.

Cantor no dejes de tocar,
comprende, me llevas a un
lugar mágico de complacencia.

Historias asombrosas con guitarra
acompañado con voz de amor.

¡Canta no pares!
Sigue con esos versos,
cuando termines enmudece,
el eco se quedará.

Dejarás mi alma llena de alegría,
tanta falta le hace,
retírate para alegrar corazones,
el mío está nuevamente enamorado

G.H

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres