De regreso.

En mi reloj siempre serán las te amo en punto
Después de un camino de espinas
piso un lugar hermoso,
tapiz de girasoles.

Nuevamente aquí,
esperando ver tu rostro,
caminar de tu mano.

Mi corazón late fuerte,
estás aquí,
por fin
de regreso,
en mi vida.

Otra vez
en mi alma.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Nocturno - Mario Benedetti

Decir que no - Mario Benedetti

Poema 4 - Pablo Neruda

Capítulo 93 - Julio Cortázar

Cotidiana I - Mario Benedetti

Próximo prójimo - Mario Benedetti

No me destierres