Escribirte.

… Con esas ganas de escribirte.

No importa que mis palabras no tengan la vocación del poeta,
te escribo porque te quiero,
esas palabras que salen del alma
van con la esperanza que la casualidad
llegue para que observes mis necias letras.

El lápiz sigue y sigue sin parar,
versos que desnudan mi corazón,
cuando llegue el día que tú comprendas
estas humildes palabras,
podrás entender que te busco en la oscuridad.

Que tu rostro en mi mente se ilumina con la luz,
pero sobre todo entenderás así,
lo mucho que te quiero.
G.H

-

Entradas más populares de este blog

Destino

Escondido y lejos

Pletórica

Desamor

Soneto II - Pablo Neruda

Nuestra promesa

Recordándote