Amor de otoño - Pablo Milanés




Tú despertaste la ternura que había en mí

Cómo decirte lo que pienso,

cómo descubrir toda esa angustia
que entró en mi cuerpo cuando te vi.
Estremeciste los cimientos que forjé.

Todo transcurría en una vida apacible,
dejándome ir hacia el futuro cercano
del sueño eterno,
tú despertaste la ternura que había en mí.

En mi desvelo a media noche te tendré,
levitando a mi lado como un sueño,
a mis viejos amigos les diré
que no ha habido ni habrá amores eternos.

Y ahora qué hago con mi tristeza,
no quiero más dolor que el que sentí
cuando descubrí que esto no era vivir.

También te puede interesar : El breve espacio en que no estás





Entradas más populares de este blog

La piel es de quien la eriza

A la orilla de la chimenea - Joaquín Sabina

Extráñame

Amor no correspondido

Una cita en la luna

Yo te amaré en silencio

De carne y hueso - Edgar Oceransky