Donde habita el olvido - Joaquín Sabina





Cuando se despertó,
no recordaba nada
de la noche anterior,
"demasiadas cervezas",
dijo, al ver mi cabeza,
al lado de la suya, en la almohada...
y la besé otra vez,
pero ya no era ayer,
sino mañana.

Y un insolente sol,
como un ladrón, entró
por la ventana.
El día que llegó
tenía ojeras malvas
y barro en el tacón,
desnudos, pero extraños,
nos vio, roto el engaño
de la noche, la cruda luz del alba.
Era la hora de huir
y se fue, sin decir:
"llámame un día".
Desde el balcón, la vi
perderse, en el trajín
de la Gran Vía.
Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

La pupila archivó
un semáforo rojo,
una mochila, un peugeot
y aquellos ojos
miopes
y la sangre al galope
por mis venas
y una nube de arena
dentro del corazón
y esta racha de amor
sin apetito.
Los besos que perdí,
por no saber decir:
"te necesito".
Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

*Donde habita el olvido Sabina la dedicó a Francisco (Paco) Urondo Escritor,poeta,periodista y militante argentino y a su compañera Zulema Katz ( El 17 de junio de 1976 Paco Urondo fue asesinado en Mendoza) 


*Para Zulema Katz y Paco Urondo, que habitan en la memoria. Joaquín Sabina

También te puede interesar  :   Calle melancolía


Entradas más populares de este blog

Una cita en la luna

El breve espacio en que no estás - Pablo Milanés

La piel es de quien la eriza

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

El amor de mi vida - Pablo Milanés

Nos sobran los motivos - Joaquín Sabina

El amor de mi vida - Pablo Milanés