Ana - Ismael Serrano

te veo y me declaro culpable  de desear tu presencia  más que desear la paz.
Ana, es tan corta la vida,
y son tantas despedidas
llenas de promesas vanas.

Ana, ¿qué será de nosotros
cuando caigamos y otros
ocupen nuestro lugar?

Ana, ¿dónde será la batalla
próxima en que perdamos
la guerra contra la soledad?

Ana, volverás a escuchar
las piedras que contra tu ventana
lanzó la felicidad.
Lanzó la felicidad.

Ana, es tan corta la vida,
quizás me vuelva mentira
y no te conozca mañana.

Ana, cuando te esconda un abrazo
recuerda entonces el año
en que forjamos la paz.

Ana, quizás me marche y no vuelva,
quizás me muera y no tengas
que maldecirme jamás.

Ana, te veo y me declaro culpable
de desear tu presencia
más que desear la paz.

Ana, ¿qué hago yo con mis canciones,
con el manojo de escarcha,
con mis ganas de matar?

Ana, ¿qué hago yo con las montañas
de papeles que he firmado
jurando morir o amar?


También te puede interesar :últimamente



Entradas más populares de este blog

El breve espacio en que no estás - Pablo Milanés

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Una cita en la luna

La piel es de quien la eriza

Razones

Así estoy yo sin ti - Joaquín Sabina

Si alguien llama a tu puerta - Gabriel García Márquez