Mis hojas de noviembre - Fernando Delgadillo


Quisiera  acariciar con mis palabras  la tersura de tu espalda...
El mundo
vistos en tus ojos abiertos
tiene un tono descubierto
apenas listo en estos días
de luz y sol que me deslumbran
que me iluminan y
alumbran y me conceden la
dicha de tus ojos cuando sé
han posado y yo los quiero
tanto como quiero ser  tu
preso como quiero darte un
beso y contagiarte toda mi
felicidad y que me importa
si ya no te dejo de mirar.

Ten, mi voz.
mis hojas de noviembre
que en mi canción no
perseguí otro fin que terminar
diciendo que hoy he
venido a verte a ver si podía
hacerte sonreír.

Quisiera
acariciar con mis palabras
la tersura de tu espalda
y en tus hombros poner un beso
 y un manto de caricia
como el roce de la brisa
y beberme tu sonrisa y agotar.
tu siempre boca manantial
y acariciarte con mi música
y andarte tarareando
y aún llevarte como llevo
mi guitarra a donde voy
y que me importa
si ya o te dejo de tocar.

Ten, mi voz.

Tus manos
son la suavidad que extraño
para detener el mundo
y elevarlo hasta mi boca
y respirar de su perfume
son las flores de tus brazos
que detienen los pedazos
de mi vida que se arrastran
hasta aquí para sembrarse
para crecer y acunarte
entre mis ramas y cubrirte
de cuidados ésta vez
y para siempre y que me
importa si jamás te dejo de
abrazar.

Ten, mi voz.


También te puede interesar : Ay amor 


Entradas más populares de este blog

Coincidir- Méxicanto

19 días y 500 noches - Joaquín Sabina

Paloma quiero contarte -Víctor Jara

Chau número tres - Mario Benedetti

El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Máquez

Una cita en la luna

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo