Dos o tres segundos de ternura - Luis E Aute

No me hace falta la luna  ni tan siquiera la espuma,  me bastan solamente dos  o tres segundos de ternura.


Estoy pasando un bache,
un revés, un agujero,
un no sé qué me ocurre
que ni yo mismo me entiendo...
No me apetece nada,
nada más que estar adentro,
pero no de tu vientre
sino de tus sentimientos.
Quisiera que supieras
que no tengo otro deseo
que estar entre tus brazos
como quien pide consuelo,
sentirte toda mía,
sin lujurias ni misterios,
como siento la sangre
que circula por mi cuerpo.

No me hace falta la luna
ni tan siquiera la espuma,
me bastan solamente dos
o tres segundos de ternura.

A veces me pregunto
si no me causa respeto
el paso de los años
desgastando nuestros besos
así como el derroche
de algo más que mucho tiempo
sin vernos un instante
más allá de los espejos.
Por eso necesito,
aunque sé que es un exceso,
que tus ojos me digan
algo así como: de acuerdo,
estoy aquí a tu lado
para que no tengas miedo
al miedo de estar solos,
solos en el universo.


También te puede interesar : Sin tu latido


Entradas más populares de este blog

Coincidir- Méxicanto

19 días y 500 noches - Joaquín Sabina

El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Máquez

Una cita en la luna

Amor de otoño - Pablo Milanés

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Calle Melancolía - Joaquín Sabina