Escarcha

Tu risa me hace libre,me pone alas.Cancionero y romancero de ausencias,Nanas de la cebolla.


A Miguel Hernández.



Fríos presagios,
abatida el alma.
Con dolor y rabia
escribías tu nana.
Delicada seda
que la noche, con
agujas de hielo y
muerte teje.
Purificadora guadaña
que en sueño erterno sumerge.

Mis huesos, mi carne no te quieren.

En la curva umbría
con ella de nuevo te alías.
Porcelana que el calor
resquebraja, los rayos
de la mañana, tu ruda
belleza en pedreria fina convierte.


Sol que me vences, me nutres.
 Vuelvo al anochecer para vengarme.

Mis poesías, ahora frías
en papel inerte, en tus
manos vivirán cuando
mi cuerpo helado y sin
vida quede.

Jesús Martín García.

También te puede interesar : Sobre fuegos en el camino



Entradas más populares de este blog

Es tan poco - Mario Benedetti

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Poema de la despedida -José Ángel Buesa

Mi viejo - Piero

Perfume

Yo te amaré en silencio

Una cita en la luna