Su destino

Es el no tenerte cerca lo que me exhorta a querer olvidar, A cerrar los ojos, a apretar los puños y a dejarte de soñar.

No dejes de leer : Poemas de amor y desamor



Se complementaron dos necesidades sublimes en aquel calor,
Sin percatarse que la historia la crean dos irradiando su fulgor.
Sin poder controlar un aliento sonoro, dejándolos evidenciados,
Una adicción subyuga, de forma sutil y firme, a vuestros labios…

Una copa de vino me hace compañía en esta noche fría,
Convierte a la distancia en un averno al cual siempre le temía.
Es el no tenerte cerca lo que me exhorta a querer olvidar,
A cerrar los ojos, a apretar los puños y a dejarte de soñar.

Un lápiz acaricia suavemente una desatendida hoja de papel;
Imposibles serán de olvidar aquellos suspiros sobre el mantel.
La seduce y le deja huellas que serán difíciles de borrar.
Plasmando la ternura, los anhelos, las historias en la mar…

Serán cómplices por muchas historias más, sin imaginar,
Que las marcas inspiradas dejadas en cada inhóspito lugar,
Son la felicidad que nunca dejaron de buscar.
Y se volcarán junto al lápiz y al papel, y a la copa y al vino,
Cada caída de sol en aquel viejo suspiro vespertino,
Para soñar y vivir un poco más… de su destino.


Javier E Perales

También te gustará: Rotas mariposas



Entradas más populares de este blog

Una cita en la luna

Hoy ten miedo de mí - Fernando Delgadillo

Es tan poco - Mario Benedetti

El breve espacio en que no estás - Pablo Milanés

La piel es de quien la eriza

A mis amigos - Alberto Cortez

Siete crisantemos - Joaquín Sabina