Eternamente tuya

En silencio, sin prisa
pero sin pausa,
con todos los sentidos,
desde cada punto,

desde cada centímetro
de nuestra geografía.
¡Nos hemos saboreado,
nos hemos amado tanto!
Y como mudos testigos
de nuestro amor eterno,
el sol, la lluvia, el viento,
que lo vieron crecer.
Robándole las tardes al día
haciendo de esas horas
tan nuestras…
Una dulce melodía,
creando a cada instante
infinitos momentos.
Y el milagro se dio
sin pedirnos nada,
entregándolo todo,
devorando el tiempo
con desatada pasión.
Para descubrirnos juntos,
para sentirnos vivos
y saberme por siempre
eternamente tuya.

Laura Roda

Entradas más populares de este blog

Enemigo - Mario Benedetti

Razones

A mis amigos - Alberto Cortez

Si buscas en mí

Seguir sus pasos.

Hablo de tu soledad - Mario Benedetti

Desvelo