Pasión de nuestro tiempo



Me tomas en tus brazos
de guerrero incansable,
sucumbo a tu sonrisa,
a tu voz , a tu aroma

al deseo irrefrenable,
espero ansiosa el recorrido
solapado de tus manos
y entre gemidos tan nuestros,
avivas el fuego
en esta hoguera
donde la leña arde,
y caemos rendidos
al diálogo secreto de la carne.


Laura Roda
También te gustará :Otoño

Entradas más populares de este blog

Yo te amaré en silencio

Es tan poco - Mario Benedetti

Una cita en la luna

Poema de la despedida -José Ángel Buesa

Mi viejo - Piero

Perfume

Soneto XVII -Pablo Neruda