Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2017

Desilusión

Imagen
Si de nosotros te apoderas
El corazón latirá tan suave y lento
Que ya no habrá sol en las mañanas
Ni sentiremos suave, en nuestro rostro, el viento
Todo será gris y en el camino
Las piedras aparecerán cual rocas
Será la lluvia un torrente
De lágrimas muriendo en nuestras bocas
Aléjate de aquí, no nos invadas
Que al fin y al cabo, nada es para siempre
Prefiero la sed que nos provoca
Amar con ilusión fervientemente
Que el tiempo se encargue, lentamente
De que volvamos a creer, ingenuamente…

Mirarme en tus ojos
Abrazar tu mirada
Y vibrar con tu alma
Liberada
Sentir en mis pasos
La arena que andas
Y junto a tus huellas
Mis suaves pisadas
Latir en tus venas
Entrelazar nuestras manos
Arder en tus llamas
La calma en tu abrazo
Mirarme en tus ojos
Navegar en tus sueños
Que sientas que siento
Nuestro amor eterno.



También te puede interesar: "Pasión"

Pasión

Imagen
En las llamas
de tu fuego
crepitan mis deseos.

Mi cuerpo es leña
seca que no opone
resistencia
a tus caricias.

Con tus roces
devoras mis instantes,
mi copa se enciende
con tu aliento,
el vino
es solamente para ti.

Copa y leña,
fuego y vino,
son parte
de este amor
irrefrenable.

Odette Fonseca



También te puede interesar:"Renuncio"


Renuncio

Imagen
Ya no busco deliberadamente
los atajos que enmarquen mi rumbo
ni persigo las luces incandescentes
de brillantes vidrieras.

Renuncio a la urbe frívola,
que mecaniza humanos como si fueran robots.
No estoy dispuesta a manipulaciones ni bajezas
vengan de quien vengan.

Renuncio a caminar de tacos finos
mientras hayan pies descalzos en mi camino.
Elijo la abundancia solidaria,
tal como la madre natura desparrama.

No pretendo el beneplácito inerte de quien amordaza
la voz derrapada del diferente.
Renuncio a respirar sin sentido
en el vaciamiento de los sentidos,
al despojo de cualquier hueco turbio y ensombrecido
distante y ajeno en la burbuja de su infame destino.

Me niego a abdicar de la verdad sin entrañas,
incluso a costa de vencerla por miedo al espejo.
Renuncio al diálogo estéril que dilata el sosiego de un callado latido.
Me niego a aceptar sumisamente,
lo que no sintoniza en mi misma vibración.
No se trata de pensar homogéneo
sino de que exista un mínimo posible de empatía
con aque…

Palabritas

Imagen
Te he extrañado tanto y me asesina el no poder decírtelo. Odio no poder oír tu voz y que el único consuelo sea escribirte; que sea mi método personal para evitar caer en la demencia y con el beneficio adicional que me obliga a escribir pequeños y dulces poemas.  El otro día soñé con la casa vieja donde hacíamos el amor ¿recuerdas?, Y por un momento, y sólo un momento, dentro de mi agitada mente, sentí paz. Te echo de menos la mitad del día, y la otra mitad también, ¿Para qué engañarte?, te querré siempre con locura, como la loca que soy y te juro, que si ese es el precio de tu amor, no volveré a tener ratos de razón; porque dicen, que el amor es loco y si no es loco, es poco.
-Nahui



También te puede interesar: "Confieso"

Confieso

Imagen
Confieso que he pecado Amé más de lo debido Entregué mi corazón, gesto tan ingenuo Aunque lo han devuelto en mil pedazos destruido Hice siempre lo querido Y confieso, no me he arrepentido He callado lo más mío Y gritado lo dolido He pecado a sabiendas No he ignorado, no he pensado Pues he obrado con el alma La razón no ha emitido nunca un sonido He perdido, al pecar, un poco la cordura Esa que  reconoce los aullidos de la consciencia Y confieso que no siento más que pena De los que no saben que no existe lo prohibido Y en mi soledad, se vienen uno a uno los pecados Recuerdo tantos… y sonrío Y pienso cuántos más me faltan cometer  antes que la vida me arranque lo vivido me pregunto, hoy, que aún no soy adulta que no me reconozco vieja en el reflejo que veo en la orilla de este mar inmenso mientras camino descalza en pleno invierno si podré seguir pecando sin arrepentirme viviendo cada instante como siento cantando mis canciones de amor a cuatro vientos sin faltarle a nadie el respeto festejando que la vida se ama…

Ahora

Imagen
Ahora es el tiempo...
De beber buen vino
De mirar tranquilo
No buscar caminos
Sino andar el mío
Es el tiempo de mi tiempo
Descargar mochilas
Destapar sonrisas
Descubrir amores
Desatar los líos
El andar más lento
Disfrutar aromas
Descubrir las sombras
Y danzar al viento
Ahora es el tiempo de los tiempos
Respirar profundo
Exhalar lo viejo
E inhalar tan solo
Lo que traiga el cielo
De llenar los ojos
De colores nuevos
Y pintar mi nombre
Sobre cada suelo
Porque ahora, solo ahora
Estoy a tiempo…
Y el amor renuevo
este hermoso tiempo
De la mano iremos
hacia nuevos tiempos.

C.A.R






Pero este poema tuvo su origen

Imagen
Pero este poema tuvo su origen
y en un principio no era sino un poco de miedo
y una ternura que quería nacer y hacerse fruto;
un poema que tiene la voz de canto y de bandera,
un poema que huele a aire y a nardos y a cuerpo húmedo,
un poema que no tiene remedio, ni salvación,
ni vida, ni muerte, ni siquiera una pequeña agonía.

Sólo sé que está rodeado de campos verdes y luces celestes
y de la altura de una montaña de azúcar
del ansia que uno respira bajo el crepúsculo de
un Montevideo
que no todo lo sabe, porque nunca se sabe
por qué llega el amor y luego las manos...
esas manos dispuestas siempre, encadenadas al sueño,
como extensión de nuestros pensamientos todos.

Un poema que brilla como las perlas abandonadas en el mar
y sigue brillando aun cuando el beso, los besos,
los miles y millones de besos se parecen al fuego
y se parecen a la derrota y a lo que no vuelve
y a todo lo que parece vida y es vida.

Esta es la historia de un poema con claros y tiernos orígenes:
vino como unas al…

Confesión

Imagen
Son mis manos impregnadas de rocío
las que saben decirte cuanto te espero.
Mientras surco cargado de esperanza un espacio infinito
entre las grietas ardientes de tus labios y los míos
donde solo puedo distinguir un suave balbuceo
que se desprende de tu boca,
un aire de esperanza que ya no discrimina los sueños
ni esta triste realidad donde me encuentro.

De donde (aquí niña mía) te confieso
que no he dejado de quererte,
y he comprado el olvido y tantos amores,
para no sentirte en mi pecho.
Pero cuesta tanto el olvido
y sólo tengo tiempo en mis manos.
Tiempo que se escurre entre mis dedos,
y yo sigo aquí queriéndote.
Queriéndote sin rencores sin exigencias.
Queriéndote libre y soñadora,
queriéndote ya sin tiempo
sin un descanso.

¡Queriéndote sin dudas!

Queriéndote sin distancia, sin espacio.
Queriéndote, a veces sin razón,
sin preguntas y sin temores.
Queriéndote, simplemente queriéndote...

(Dejando en el sendero todo cuanto yo he podido quererte.)

Pero si un día niña mía el olvido log…

Así va la vida

Imagen
Villa tapia se levantó hoy cansado. El cielo, como diría "un viejo que leía novelas de amor", parece una panza de conejo. Está nublado.
Me levantó y el olor a café, una constante en mi vida, se mete por mi nariz sin permiso. Miró las calles y veo un montón de mujeres que trabajan en casas de familias. Como siempre, los pobres irán a las casas de los ricos a lavarles las miserias del día anterior...
A lo lejos suena una bachata que recuerda que ayer se bebió "de a duro" y que hoy lunes sólo queda empezar de nuevo para repetir el próximo fin de semana el duro ciclo de la pobreza: trabajar, comer, jugar, reproducirse y beberse un traguito. Ah! Y ver una novelita.
Al final, los pobres de villa tapia han entendido, que la lucha por un futuro mejor, es sólo un cuento de hadas que quedó enterrado en el pasado y que no vale la pena recordar. Como un seguridad de mi trabajo ayer: para qué soñar si cómo quieras nos vamos a morir". Lamentablemente esa es la filosofía de…

Fragmento de "Ralatos Del Fin Del Mundo"

Imagen
Y, en el fin del mundo, no pude sino observar.
En paz me mantuve
Mientras, el cielo, adornaba una única nube
Una forma quise darle
"Sentido" - pensé - "Sólo necesita un sentido"
Pero, ¿qué es un sentido?

Sentido, tal vez, es aquel sonido que una vez
-con la calma de una nana
complicado como un soneto
pero hermoso como uno completo-
Conjuramos casi en silencio

Sentido, tal vez, es aquella colección de memorias
 que, ahora, ante todo me agobian
Pero que en ellas encuentro la gloria
De un niño que por primera vez monta una noria 
Pero, ahora, poco importa todo eso
El mundo ha acabado, y, con cada ola que rompe en esta roca
Mi fin se acerca
Poco a poco ocurre
¿Por qué será que estoy tan calmado?
¿Podría ser por las olas que marcan mi propio fin?
¿Podría ser que, en ellas, encuentre un brillo mágico?

Al danzar la marea con la arena
Al pelear la roca con la ola
Partículas de arena y agua se levantan
Pues, el sol pronto se va
Una última oportunidad tienen
De alcanz…

Aquel niño

Imagen
Aquel niño que miraste
por oscuros callejones
con llagados pies descalzos
conviviendo con ratones
no esperaba que la vida
a sus ruegos accediera .

No puede tener zapatos
un hijo de limosnera .

Entre vagos asesinos
comenzó a formar su vida
sin buscar nunca razones
ni siquiera una salida .

Esos días han pasado
es ahora traficante
ha cambiado los ratones
por un grupo de maleantes .

Aquel hábil empresario
convertido ahora en convicto
hace días fue arrestado,
y escuchado el veredicto
veinte años esperando
que la libertad venciera
es ahora un desgraciado
hijo de una limosnera
y camina hacia la muerte
por oscuros callejones
con llagados pies descalzos
conviviendo con ratones.





Jaime Azócar
(Zukakirinke)
También te puede interesar: "Remplazable"

Remplazable

Imagen
Porque eres espacio sólo por hoy
Y eres tiempo imperdurable
Porque estas de paso en mi espacio
Y en mi vida quizás reemplazable.
Disfruta los momentos que te doy
Y dame de amor solo cargados silencios.
No pronuncies ni un susurro
Ni con suspiros me hables
Mis sentidos no impregnes
Ni de aromas ni recuerdos
Que eres tiempo presente
Como lo fuiste en tiempo pasado
Pero inseguro por siempre
Incierto en el segundo que viene.
No me dejes un rastro de besos
Que formen senderos de sueños
Ni marques con caricias contornos
Porque esos, esos no son eternos.
Recorre mortal con caricias
Cada hueco en mi silueta
Y cada sentido en mi alma,
pero nunca quieras cerrar las grietas.
Como alas sutiles transita
O con ardientes deseos,
Codicioso prueba despacio
Y con hambre los anhelos
Que esto se acaba muy pronto
Cuando sin sentir anochezca
Que ya no estaré a tu lado
Ni sentirás ya mi tibieza
Porque no estaré más cuando despiertes
Cuando por fin amanezca.

Gracia Vergara


Tam…

La consulta que no debía hacerse...

Imagen
En este tiempo loco donde el calentamiento global tiene confundidas hasta a las estaciones, en el patio de la vieja casona de la calle Erausquin, las glicinas todavía esperaban que el otoño comience a bañar sus hojas, mientras tanto todavía servían de cobijo para que el sol de la tarde permita tomar mate a su reparo. Allí estaban, la abuela y su hija que —cebadura tras cebadura— se iban poniendo al tanto de todas las novedades familiares. Más atrás, en una reposera, estaba el abuelo inmerso en el libro sobre la historia del deporte uruguayense que el profesor Orlando Busielo le regalara a este pueblo. Diez metros más cerca de la casa y debajo de la galería, una pareja de jóvenes se concentraba en el estudio y repetía definiciones, además de intercambiar opiniones sobre conceptos y razonamientos que deducían de sus libros de texto. Nada escapaba a las miradas de madre e hija con respecto a la pareja. -¿Qué te parece Andrea? preguntaba la abuela -Además de preciosa es un encanto, respo…

Tan sólo así

Imagen
Ámame si estoy callando
Sabes que te amo aunque me ausente a placer
Ámame si lloro o te canto
Sabes que de ti yo quiero ser
Ámame si río o rabiosa grito al cielo
Si en tus caderas soy serpiente
O en el silencio nieve fría del invierno
Si soy sol de media noche
U oscuridad serena de mañana
Ámame y entérate pues
Que desde hoy y completa
Para siempre
Es tuya mi alma
Ámame que ya todo queda dicho y sabemos que mi ser es tuyo
Y tu amor, solo por hoy, es todo mío
Aunque me vaya
Aunque tú vuelvas
Aunque renazcas
Aunque me muera
Ámame y deja que yo te ame con mi descomunal locura
Que ya sabemos ambos ¡Vida mía!
Que no hacerlo es una cruel tortura.



Galhamar Ryg

También te puede iinteresar: "Quimera animal"

Quimera animal

Imagen
Había una vez un gato blanco muy blanco, tan blanco que al levantarlo al cielo, su pelaje se confundía con las nubes y el felino se hacía invisible; era gordo, esponjoso, dormilón y cuando dormía siempre soñaba. Se transportaba a un fascinante mundo donde la felicidad imperaba y absolutamente todos los placeres que un gato pudiese disfrutar estaban a su alcance, por eso siempre procuraba dormir el mayor tiempo posible. 
En su sueño volaba entre montañas de latas de atún, corría por amplios campos repletos de roedores que perseguía divirtiéndose hasta el cansancio, subía y bajaba por interminables escaleras aterciopeladas que fácilmente rompía con sus uñas afiladas, y saltaba muros y tejados con el fin de visitar hermosas gatitas que esperaban ansiosas su llegada. Su sueño era maravilloso pero no eterno. 
Al despertar, el gatico regresaba a la realidad, se entristecía y se quejaba por el mundo en el que le había tocado existir, un mundo que no era el de su sueño pero tampoco estaba…

Y se cansó mi terquedad

Imagen
Y se fue de mis manos mi paciencia, mi control, los suspiros que provocabas al observarte…
Y se cansó la necedad de investigar tu cintura, de tomarte los ojos por las mañanas, de despertarte con un poema de esos que ya nadie recita…
Y se extinguió mi llanto desvelado por la ausencia de tu retrato que colgaba en la despintada pared… Ya no saltan los gatos, se marcharon tan lejos que extraño sus vuelos desmedidos… Y se fueron sus maullidos, como acá los susurros de ángel que nos dábamos… Sabías del peligro y no te importó…
Me dejaste sentado esperando el brillo de tu presencia robándome la dicha de ocuparme de tu tiempo… Y se fue la calma arañando tu recuerdo…
Te quise dulcinea cual Quijote sin tanta barba ni tan hidalgo… Te quise sin ecuaciones, sin lúgubres etiquetas… Sin complicaciones… ¡Y no te importó!
Hoy que se marcha el fantasma de mi amor y abrazaré la distancia de lo que pudo ser y no fue, Le daré otro beso robado a tus labios pensando que el sur no fue suficiente lugar, Que …

Éramos

Imagen
Regálame
Aquella tibia mirada
Aquella última
Aquella que nos dedicó la despedida.

Era domingo
Éramos tú, yo, un amor destruido y dos vasos vacíos
Finalmente éramos.

Regálame
La inútil paciencia mía
Esa que ahora descansa eterna
Junto a mis cenizas.

James Rodd

También te puede interesar: "Ahora ya no me acuerdo de ti"

Ahora no me acuerdo ya de ti

Imagen
Ahora solo quedan besos al viento,
juegos de niñez que se olvidaron;
abrazos a la virgen de los excesos
que nos salvan y libran del pecado.

Ahora quedan versos en silencio,
tratados de impaciencia ya sin pies;
besos con sal que no se dieron;
la tarea ardua de segar la mies.

Ahora que no nos olvidan los muertos,
que brindan en las casas de alquiler;
se arrebatan de las mangas tantos ases
que alguna vez nos dieron de comer.

Ahora los mausoleos se pintan grises
desde que se han cerrado para mí;
ahora te recuerdo en cicatrices;
ahora no me acuerdo ya de ti.


Jimmy Solano 

También te puede interesar: "Primavera"

Primavera

Imagen
Quiero contar una historia de dos personas que se conocieron, se quisieron, se reconocieron de la multitud (por que se andaban buscando desde hace mucho) y se dejaron ir.

Todo empezó un día caluroso de abril, pero de esos días en los que todavía no quema el sol pero sus rayos ya se sienten en la piel, ese día en especial ella estaba inmersa en sus pensamientos, en la vida cotidiana, en la rutina que consistan sus días, era una mujer normal a simple vista sin mucho afán de conseguir vida extraordinaria, solo vivía el día a día dejándose llevar por la corriente de la vida. Pero ese día de abril algo cambio en ella, fue el destino, el universo o algo más lo que hizo que volteara, que se diera cuenta de que ahí estaba “él”, ese hombre al que ella jamás ni por descuido pensó sentir nunca.

Todo empezó con un saludo y si bien solo fue un saludo cordial de quienes llevan prisa por sus propias vidas, fue “el saludo” el que permitió que todo empezara, para bien o para mal, empezó…Sin querer, n…

Cosas de niños

Imagen
Tengo el recuerdo de niño en mi casa del pueblo de Glez Moreno, que vale aclarar, no es lo mismo que recordar algo que hicimos de grandes. Cuando empiezo a explorar esa pila de imágenes, sensaciones, sonidos y olores, todo gira en torno a un lugar inmenso, mágico, lleno de escondites secretos, pistas de aviones, canchas de fútbol y campos de batalla, donde en medio de titánicas luchas de superhéroes con mi nombre, monstruos espeluznantes y perros que miraban confundidos, el terreno era atravesado por mi hermana y sus muñecas aportando un dejo de inocencia a tan combativo escenario. Pasaron muchos años sin volver a esa casa que hoy habita otra familia, hasta que el año pasado, de visitas por el pueblo y después de mirarla por fuera un ratito, me decidí a golpear la puerta y pedir si me dejaban pasar. Inicié el recorrido con la ilusión de encontrar lo que dejé de niño al mudarme, pero en cada paso que daba iba desconociendo los espacios, el garaje, donde gané más mundiales sobre la hor…

Arponazo de recuerdos.

Imagen
Los dos autobuses se encontraron,
Como ese día en el que a través de las ventanas nos decíamos adiós,
Dos años después ustedes se fueron lejos,
Tan lejos que cada fin de año era un milagro el recorrer juntos los mismos caminos,
Ellos creyeron que era mejor ventilar sus problemas maritales en medio de tanta tierra y sol,
El jugo de naranja que mi abuela no me permitió beber
Gracias a la rivalidad entre mi garganta y el hielo,
La tarde en que fotografiaron a mi madre
En una edad en la que no comprendía el significado de un pedazo de papel
Con una imagen impresa, dispuesta a ser colocada en un álbum,
Las gotas de lluvia que desvanecieron poco a poco el nuevo maquillaje de la casa,
Los pesos gastados en bobadas que me dieron años de felicidad,
Las canciones borradas en cd´s piratas,
Los abrazos y besos dados con hipocresía,
Las amistades fulminadas por enfermedades y balazos perdidos,
Los libros que marcaron nuestras vidas,
Las lecciones de francés que sólo sirvieron para decir je t…