jueves, 22 de junio de 2017

El Evangelio del No-Creer . Macedonio Fernández


Evangelio del No-Creer
         JEl urad por él; tenedle Fe.

Seguirán: Cómo comportarse en No-Ser y Evangelio del No-Hacer.

Os sobrevengo, Señores, y os acontezco, con lo siguiente:

En el remoto Tíbet (más cerca no se puede; es lo que queda para misterios, para autorizar algo; qué suerte la de la República Argentina: no somos un país remoto!¿Dónde queda un país remoto? ¿y por qué se queda?, en el remoto Tíbet hallándose el Evangelio, por fin de la humanidad harta de creer y respetar todo el día.

Y dice, lo primero, el Sabio, que no es tal bien para los jóvenes enseñarles a Creer y Respetar, sino en cambio a Conocer y Amar, no debiendo sin ello creer y respetar, sin motivo y sentimiento, lo que no conocen ni aman: y amamos lo que nos fue bueno y conocemos lo que prolijamente examinamos; y que el examen debe partir de la denegación: no creo, no me consta; nada de creencia gratis; particularmente los jóvenes cuidarse de los ya desjóvenes y endurecidos: no regalar su credulidad.(Nótence la redacción del sabio tibetano y las dificultades de la traducción.)


                            Actos de fe del Evangelio del No- Creo

No creo:
En la sugestión y en el poder de imitación(Sociología)
En la clasificación de los placeres humanos en viciosos y
necesarios (Fisiología de la salud).
En la noción económica del lujo como contrapuesto en utilidades
a la noción de necesidad(Economía Política).
En la superioridad ni moral ni económica  del trabajo intelectual
sobre el material. 
En la superioridad del trabajo inventivo sobre el trabajo monótono.
En las máquinas.En el ahorro de jornadas de trabajo y aligeramiento
de las tareas del hombre.Las maquinas son hijas del trabajo.
En que haya ocurrido jamás en la humanidad una verdadera y esencial superproducción.
En la Terapéutica: Esperanza infantil antibiológica.

                             Cómo comportarse en No-Ser

Lo primero para un ejercicio completo del no-ser está en trabajar en silencio en cosas útiles para la humanidad ; lograr verdades y decirlas . Quien observe esto durante muchos años  aun no tendrá ninguna otra fatiga  para conseguir  que nadie crea que ha existido .
…………………………………………………….

Si quieren, sigo; seguirá el Evangelio del No-hacer cuyo acatamiento  me impone  el no escribirlo.

 Macedonio Fernández




 


No hay comentarios.: