domingo, 12 de marzo de 2017

Las noches de domingo acaban mal


Algunas veces me recuerdo a alguien,
algunas veces me trato de usted.
Cuando entro en el salón
se acaba el baile,
cuando me engaño
no sé a quién creer.

Algunas noches no duermo conmigo,
más de una vez no tengo dónde ir,
a veces ni predico ni doy trigo,
despierto en casa,
y ya no vivo aquí.

Tu sabes correr
yo quiero aprender,
si tu me llamas yo me escapo del hospital
Robo un ataúd, me clavo en la cruz.
Si me remuerde la conciencia
le pongo un bozal.

Alguna vez regalo un “no” que duele,
más de una vez alquilo un corazón,
alguna vez no hay Dios que me consuele,
algunos labios no tienen perdón.

Tu sabes correr
yo quiero aprender,
si tu me llamas yo me escapo del hospital.
Robo un ataúd, me clavo en la cruz.
Si me remuerde la conciencia
le pongo un bozal.

Algunos lunes duran todo el año,
algunos martes soy un animal,
los miércoles son números extraños,
de algunos jueves es mejor ni hablar,
los viernes dan películas de miedo,
los sábados te vas y yo me quedo,
las noches de domingo acaban mal,
las noches de domingo acaban mal.

Tu sabes correr
yo quiero aprender.
si tu me llamas yo me escapo del hospital,
Robo un ataúd, me clavo en la cruz.
Si me remuerde la conciencia
le pongo un bozal.

Joaquín Sabina




 

No hay comentarios.: