lunes, 5 de septiembre de 2016

A ese pájaro dorado...


A ese amor...
A ese pájaro dorado
que alza vuelo y parte el cielo en dos
rondando el sol y el pecado.

A ese amor
caprichoso y libertario
sin silencios que le hagan callar
ni jaulas para enjaularlo.

Qué pena,
que no le siente bien la ropa de diario
a su carita lavada.
Ese amor
vaya si es flor delicada.

A ese amor
manojo de pequeñeces
que florece en plenilunio
y se mustia en las estrecheces.

A ese amor
que arde mal en el brasero,
que se anega en una lágrima
y cunde poco en el puchero.

Qué pena,
que no le siente bien la ropa de diario
a su carita lavada.
Ese amor
vaya si es flor delicada.

Joan Manuel Serrat




 

No hay comentarios.: